Historia

El hospital modernista

El traslado del Hospital de la Santa Creu desde el Raval hasta los nuevos edificios modernistas que Lluís Domènech i Montaner empezó a construir en 1902 es un hecho clave para entender la historia de la institución.

El nuevo recinto hospitalario se convirtió en “una ciudad dentro de la ciudad”, un conjunto arquitectónico que seguía una trama urbanística propia, diferente de la del Eixample, con una alineación de 45 grados respecto a la cuadrícula del Plan Cerdà.

A pesar de que el proyecto inicial preveía la construcción de 48 pabellones, finalmente sólo se construyeron 27, de los que únicamente 16 son modernistas. De estos, 12 fueron ejecutados por el arquitecto y el resto por su hijo, Pere Domènech i Roura.

El nuevo Hospital de la Santa Creu i Sant Pau se inauguró el 16 de enero de 1930, y acogió actividad sanitaria hasta el otoño de 2009, siendo testimonio y protagonista de los avances experimentados por la ciencia médica a lo largo del siglo XX.